miércoles, 20 de agosto de 2014

Chistes De Borrachos






Un borrachete volvía a su casa después de estar 
hasta muy tarde de fiesta, y se encuentra
con un policía en el camino, y le pregunta:
-Disculpe que lo moleste, pero me puede decir,
¿cuántos golpes tengo en la frente?
El policía responde:
-Ya tienes tres golpes.
Y el borrachito dice:
-Entonces, me faltan dos farolas para llegar a mi casa.


Hay un borracho cogido a una farola y la golpea con violencia. 
Ve a otro borracho i le pregunta: 
-¿Pero que haces?  
Dice el primero: Pues estoy llamando, estoy llamando a 
la puerta y no me abren, Y dice el otro borracho, 
que acababa de llegar: Pues tu insiste, que arriba hay luz.


El hombre llega totalmente borracho y su hijo le dice:
-Ç¡Papá, que linda borrachera traes!
El padre contesta:
-¿Linda? Ya verás como tu madre le encuentra algún defecto. 


Se encuentra un borracho llorando frente a un letrero, 
y pasa un amigo y le pregunta:
-¿Por qué lloras?
El borracho indica el letrero y dice:
-Ya no hay vergüenza en este país,
ahí dice "Se vende madre sin sentimiento".
-¡Pero no seas bruto!, ahí dice que
"Se vende madera, zinc, cemento". 


-Cuando bebo vino, no puedo trabajar. Tendré que dejarlo.
-¿El vino?
-No, el trabajo. 


Un borracho llega a un edificio, y marca 
un apartamento en el intercomunicador.
–¿Diga? Le responde una señora.
–¿Está su marido?
–Sí, ¿Por qué?
–Disculpe.
Marca en todos los apartamentos y 
recibe la misma respuesta.
Y se va a otro edificio,
y vuelve a llamar en los próximos tres edificios.
Llega al cuarto edificio y hace la misma consulta:
–Señora, ¿Está su marido?
Y ella le responde:
–¡No, no ha llegado todavía!
Y el borrachito le dice:
–Señora, por favor ¿puede bajar y decirme si soy yo?


Llega un hombre muy borracho a la comisaría de policía y dice:
–¿Puedo ver al hombre que entró en mi casa ayer?
–¿Para qué?– le pregunta un policía
–Para que me explique como entró sin despertar a mi mujer.


Entra un tipo a un bar y pide:
–Deme un vaso de whisky.
Y empieza a soltar puñetazos al aire como hacen 
los boxeadores cuando pelean con su sombra. 
El barman lo mira asombrado y no le hace caso. Al rato:
–Deme otro vaso de whisky.
Y continúa con el boxeo. Al rato:
–Otro, por favor.
Y sigue con el boxeo. El camarero tomándolo por loco, le pregunta:
–¿Y? ¿Cuándo empieza la pelea?
–Cuando usted quiera, no tengo dinero.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

A Reir Burbujolandia